Una política de I+D que avanza en Europa a dos velocidades

Fecha: 
05/06/2009

España, en el furgón de cola de los inversores europeos, debe luchar por un programa que impulse la innovación y la competitividad.

El desplome de la construcción y el deterioro de la actividad en los servicios, que suponen el 66% del PIB, han puesto de manifiesto los escasos avances de la economía española en materia de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) y, por lo tanto, las dificultades para que estas actividades propicien un cambio en el modelo de crecimiento productivo, tal y como demandan el Gobierno y la oposición. En 2007, último año disponible, la inversión española alcanzó los 13.342 millones de euros, lo que supone un 1,27% del PIB, prácticamente la mitad de la media registrada en los países de la zona euro. De ese porcentaje, casi la mitad sigue proviniendo de fondos públicos.

Gráfico Inversión I+D+I en Europa

X

Sitio web en pruebas temporalmente