La Administración fuerza el fin del papel con la obligatoriedad de la factura electrónica

Fecha: 
03/08/2009
Foto: 
OCT08061.jpg

A un solo día de que teóricamente se vuelva obligatoria la factura electrónica para las empresas que no presentan cuentas de pérdidas y ganancias abreviadas en su interacción con la Administración pública, muchas compañías y organismos centrales, autonómicos y locales no están preparados para afrontar el cambio. "La realidad es que para esa fecha el grado de implantación va a ser mínimo; esa va a ser la realidad", reconoce David Pérez Lázaro, socio de Accenture.

Esta empresa, que suministra soluciones de facturación electrónica desde la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, admite que la obligatoriedad de utilizar el estándar factura-e, fijado por la Agencia Tributaria y el Ministerio de Industria para trabajar con la Administración desde el 1 de agosto, está generando mucho interés por parte de las compañías y organismos públicos, pero asegura que va a haber "distintas velocidades en la adopción" de esta tecnología en función del tamaño, de los recursos económicos y por la confusión que hay sobre cuáles son los requisitos para implantarla. "Las propias administraciones se están viendo condicionadas por los recursos presupuestarios", dice.

X

Sitio web en pruebas temporalmente